A 77 años de la firma de Paz

Celebremos la firma de la Paz, que llegó a Paraguay y Bolivia en aquel 12 de Junio de 1935, tras la firma del Protocolo de Paz llevada a cabo en la República Argentina, en nuestro país actualmente existen 1.200 veteranos de la guerra del Chaco, más específicamente en nuestra comunidad la filial de Asociación de Veteranos se creó en 1987 siendo censados en aquella época 69 excombatientes en la zona de María Auxiliadora, Edelira y alrededores, hoy día en nuestra ciudad existen solo dos sobrevivientes de aquella sangrienta Guerra y son los señores PERFECTO MUÑOZ que vive en el centro de la ciudad y el seño PASCUAL GONZÁLEZ que vive en la comunidad San Miguel de Guapo`ý, ambos con más de noventa años de edad, haciendo un poco de historia recordemos que la Guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde septiembre del año 1932 hasta junio de 1935, por el control del Chaco Boreal. La aridez y escasa población de ese territorio hizo que, desde la época colonial, nunca se definieran sus límites en cuanto a la dependencia política-administrativa. Solo después de que Bolivia perdió la salida al océano Pacífico, como consecuencia de la Guerra del Pacífico (1879), la región del Chaco adquirió un valor estratégico para ese país. La ocupación del Chaco Boreal era ahora necesaria para salir al río Paraguay y por esa vía tener acceso al océano Atlántico. Fue la guerra más importante en el continente sudamericano durante el siglo XX. Bolivia movilizó, en los 3 años de duración, 250 000 soldados y Paraguay 150 000, que se enfrentaron en combates en los que hubo gran cantidad de bajas (60.000 bolivianos y 30.000 paraguayos), gran cantidad de heridos, mutilados y desaparecidos. Los distintos tipos de enfermedades, tanto físicas como psicológicas, la característica hostil del teatro de operaciones y la falta de agua y buena alimentación afectaron la salud de los sobrevivientes, a muchos de por vida. La guerra consumió ingentes recursos económicos de ambos países, de por sí muy pobres. El Paraguay sostuvo parte de las necesidades de su ejército con la gran cantidad de material bélico capturado en distintas batallas. Terminada la guerra, los vendió a España con motivo dela Guerra Civil Española.