Radio Kokue Poty FM 97.9 miércoles, 01 de diciembre de 2021   15:06 

#25N, una lucha entre avances y retrocesos
2021-11-25 - - País
Pese a que cada año se pone énfasis y se buscan estrategias para erradicar la violencia contra las mujeres en el país, este 2021 el #25N cuenta con algunos avances, pero se vive nuevamente con números desalentadores.

Como cada año, este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer, fecha establecida en 1999 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en busca de políticas que puedan lograr la erradicación de los casos de violencia contra las mujeres de todo el mundo.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos realizados en la materia, todavía hay mucho por luchar a nivel país, teniendo en cuenta los alarmantes números que arrojaron los últimos casos de violencia y feminicidios en Paraguay.

La pandemia a causa del coronavirus acentuó más aún este flagelo de la sociedad, pero permitió visibilizar más la situación en la que se encuentran muchas mujeres alrededor de todo el país, pero todavía existe una gran necesidad de aplicar nuevas políticas públicas en la materia.

En conversación con Última Hora, Liliana Zayas, ex viceministra de la Mujer y actual fiscala a cargo de la Unidad Especializada de Lucha contra la Violencia Familiar del Ministerio Público, indicó que, desde la creación de la unidad, por año se mantienen números altos de denuncias por violencia familiar, que tienen como principales protagonistas a las mujeres.

Dijo que en los últimos años sí hubo un aumento considerable de las cifras de violencia, pero que se lograron avances desde la vigencia de la Ley 5777, “De Protección Integral a las Mujeres contra Toda Forma de Violencia”.

“Empezamos a recibir denuncias, en un promedio que se mantiene, de 80 denuncias por turno, considerando que los turnos duran 8 días. Es una cifra muy alta de denuncias de hechos de violencia intrafamiliar, donde predominan las violencias contra las mujeres y adolescentes en una relación de pareja. Se suman también hechos de violencia filioparental, entre hermanos o de padres a hijos, pero especialmente son contra mujeres”, señaló Zayas.

La agente fiscal explicó que, desde que asumió su actual cargo, realizó varias acusaciones que se llevaron a juicio oral y público, en las que tuvo participación en las etapas preparatorias e intermedias, en investigaciones con perspectivas de género, y que posteriormente otros fiscales lograron condenas. El martes se cumplieron tres años del inicio de dicha Unidad Especializada.

Entretanto, dijo que la pandemia permitió visibilizar, tras las medidas dispuestas por Salud Pública para la prevención de contagios, el peligro en el que se encontraban las mujeres en situación de violencia en el ámbito intrafamiliar, al tener que permanecer encerradas con sus agresores.

“En cuanto a los accesos a nuestros albergues, sacamos un protocolo de prevención, atención y seguimiento a mujeres en situación de violencia y sobrevivientes de violencia, así como mujeres afectadas por la trata durante la pandemia del Covid-19, tras lo cual se fortalecieron las líneas de emergencia, correos electrónicos, líneas corporativas, se incorporó una línea de WhatsApp, las cuales estuvieron sobrepasadas por llamadas de denuncias y consultas”, añadió la fiscala.

Recordó que los problemas para las mujeres se inician en el hogar, desde las tareas que se asignan a las mujeres a diferencia de aquellas que les dan a los hombres, por lo que se tiene que empezar a trabajar en romper con ese paradigma y cambiar los roles de las mujeres para que haya igualdad tanto en las instituciones públicas y privadas, en los hogares como en cualquier espacio de la sociedad.

 “Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) el 49,6% de la población somos mujeres, entonces tiene que ser trabajado conjuntamente con la otra parte de la población, que son los hombres. Todos debemos trabajar, no podemos responsabilizar solo al Estado. Todos debemos participar para erradicar la violencia contra las mujeres, empezando por uno mismo, de no compartir los videos sexuales y otros que denigran a las mujeres”, sentenció la agente fiscal.

No obstante, auspició que alguna vez sí se podrá poner fin y lograr una violencia cero contra las mujeres, “de la misma manera en que creo que existe justicia, pero debe ser un compromiso de todos los sectores: familia, comunidad e instituciones”, en un trabajo coordinado con diversas instituciones y hasta a nivel universal.

 

¿Qué revelan las cifras?

El Observatorio de Igualdad y No Discriminación del Centro de Documentación y Estudios (CDE), en su registro de Observa Violencia, reportó que en 2021 hubo un total de 45 casos de feminicidios, de los cuales 3 están en observación debido a que fueron presentados inicialmente como suicidio, mientras que 8 paraguayas fueron asesinadas fuera del país.

En enero se dieron los casos de Marité Espinoza (39), quien fue asesinada presuntamente por su pareja Hugo Ibarra, un militar que utilizó un hacha para acabar con su vida; Alicia Alvarenga (21), de la comunidad indígena Yakye Axa, cuyo cuerpo fue hallado en un camino vecinal del asentamiento San Isidro, con rastros de abuso sexual, heridas punzantes y quemaduras en sus extremidades.

La tercera de dicho mes fue Sandra Bento (33), de nacionalidad brasileña, que fue asesinada de varios disparos, siendo su ex pareja, Freddy Ronaldo Riveros Centurión, el presunto autor. Además de Liz Martínez (20), que fue abusada sexualmente, torturada, estrangulada y desnucada. En febrero se registró el caso de la joven Angélica Gill (21), quien fue asesinada por su pareja Juan David Morán (29).

Para marzo se registraron 3 casos: el de Damiana Segovia (24), presuntamente asesinada por su ex pareja Óscar Ramón Rolón; Ana Recalde (28), asesinada con múltiples estocadas, teniendo como principal sospechoso a su ex pareja, un hombre de nacionalidad brasileña; y Mariela Quiroz (33), quien fue ultimada con un disparo en la cabeza por su pareja, Guido Reinaldo Panza Benítez, un ex militar.

Seguidamente, en abril sucedió el caso de Alicia Cano (47), quien fue disparada a quemarropa por su concubino, que luego se quitó la vida. En mayo fue asesinada Miguelina Duarte (44), aparentemente por su pareja, quien la habría clavado en el pecho; y Miguelina Acosta (21), que falleció a causa de dos disparos por parte de su pareja Fredy Adorno Prieto.

Posteriormente, en junio, Carolina Marecos (27), fue asesinada a pedradas y la Fiscalía imputó a su pareja Mohamed Kamel Alloul Candia traes caer en contradicciones. Las siguientes víctimas en el mismo mes fueron Analía Rodas (34), cuyos restos fueron hallados siete meses después de su desaparición en el patio de su casa, y una niña de apenas 3 años que falleció por abuso sexual.

Para julio, se habían reportado los feminicidios de Marilina Monzón (24), por varias puñaladas presuntamente por parte de su pareja Ariel Villalba Brizuela; María Romero (37), asesinada frente a sus hijos por su cuñado; Perfecta Mélida (30), quien murió por un disparo con arma de fuego; y Dominga Molinas (40).

En Agosto fallecieron por hechos similares Romina Bernal (15), Noemi SG. (17), asesinada por su novio cuando realizaba una llamada grupal; y Lidia Añazco, (41), encontrada en su cama inmóvil.

Después, en setiembre, Juana Rojas (64), asesinada por un joven en un motel; Juliana López (25) del pueblo indígena Nivaclé, asesinada por su pareja, y María Balbuena (18), que recibió 30 puñaladas y cuyo cuerpo presentaba rastros de extrema violencia y violencia sexual.

En octubre, María Santacruz (20), fue asesinada por su pareja cuando ella lo quiso dejar; Mirta Cuevas (28); Perla Susana Ricardo Vera (23); Rosangela Deckman (39), de nacionalidad brasileña, quien recibió 6 puñaladas; y Micaela Pérez (28), a quien su pareja, un guardia de seguridad, disparó en el rostro.

Finalmente, este mes ya fueron cinco los casos de feminicidios dados a conocer: Noelia Giménez (20), de quien su cuerpo fue hallado en estado de descomposición a principios de noviembre, luego de que su padre denunciara su supuesta desaparición; Patrocinia Romero (47), asesinada por su pareja que confesó el hecho, argumentando que ella era el “Vaso del Espíritu Santo” y que Jesús le ordenó un sacrificio; Nunila Amarilla (50), asesinada al lado de su ex marido y las sospechas apuntan a su actual pareja, un agente de la Policía Nacional.

Así también, Antonia Benítez (38), quien fue encontrada sin vida y desnuda en un descampado, y una niña indígena de 10 años, que fue asesinada al lado de un arroyo, cuyo cuerpo fue hallado sin prendas en la parte de abajo. Se confirmó que la causa de su muerte fue asfixia.

Sin embargo, el Ministerio de la Mujer solamente reporta unos 28 casos de feminicidio durante el 2021, cuatro en enero, uno en febrero, tres en marzo, uno en abril, dos en mayo y en junio, tres en julio, cinco en agosto, dos en setiembre, cuatro en octubre, y solo uno en noviembre. Mientras tanto, la institución registró que 46 hijos quedaron huérfanos debido a dichas muertes y hubo 19 tentativas de feminicidios.

 

El 27 de diciembre del año 2016 fue promulgada la Ley 5777, “De Protección Integral a las Mujeres contra Toda Forma de Violencia”, con la cual se busca combatir los casos desde distintos enfoques, que ya considera la violencia sicológica y cuenta con una expectativa de pena de hasta 30 años de cárcel.

En el artículo 6 de la legislación se establecen 15 formas de violencia contra el género femenino, como el feminicidio, la agresión sexual y contra los diversos tipos de derechos. Con dicha Ley, las víctimas de violencia pueden presentar la denuncia por agresión ante un Juzgado de Paz, en donde se dispone que el autor sea obligado a abandonar la vivienda o buscar una medida.

En caso de que la afectada haya sufrido lesiones graves, coacciones sexuales y hasta homicidios, el juez puede recibir la denuncia, pero inmediatamente debe remitir el caso a la Fiscalía. Cuando el hecho es de suma gravedad, debe ser denunciado ante la Comisaría jurisdiccional o el Ministerio Público.

Lo primero que la Fiscalía hará es enviar a la afectada al Centro de Atención de Víctimas, para ser atendida por profesionales psicólogas del lugar. No obstante, es lamentable que, pese a la normativa, muchas muertes de mujeres ingresan con la carátula de solo homicidio doloso o culposo y no de feminicidio.

¿Qué harán las mujeres este 25N?

La tradicional marcha por las calles en el marco del #25N de este año se realizará desde las 17.00, partiendo en la Plaza Uruguaya, en Asunción, donde se congregarán la Articulación Mujeres Libres de Violencia y mujeres de todo el país.

“Este jueves nos volvemos a encontrar en las calles, para gritar juntas contra todo tipo de violencia hacia las mujeres. ¡Queremos estar todas, y juntas, porque juntas somos MONTAÑA!”, publicaron a través de las redes sociales de Paro Internacional de Mujeres Paraguay.

Además, a las 10:30 horas, en la Plaza Uruguaya está prevista la presentación del libro “Derecho a vivir libres de violencia”, escrito por Myrian González, quien presenta en el material los casos de feminicidios desde el 2011 al 2020.

“Aunque en la Ley entra en vigencia desde el 2017, desde antes, en el Centro de Documentación y Estudios venimos trabajando en cuantificar y visibilizar este crimen”, señaló la autora del libro. El objetivo es documentar una parte del proceso de construcción del derecho de las mujeres a vivir vidas libres de violencia en Paraguay.

Se suman también en Alto Paraná, donde este año volverán a realizar una marcha presencial, que se iniciará a las 18.00, en la Plazoleta Literaria, detrás de la Biblioteca Municipal, que culminará con un festival artístico y lectura del manifiesto en el Anfiteatro del Lago de la República, según confirmó Dea Acosta, del grupo Kuña Poty de Ciudad del Este, añadiendo que, en caso de lluvias, el evento quedará postergado para el viernes 26 de noviembre.

El grupo Kuña Poty, con miras al 25N, realizó el martes la presentación del Mapeo del Sistema Estatal de Protección a la Mujer ante hechos de Violencia, un informe preliminar sobre el funcionamiento y la ruta de asistencia a víctimas y, además, lanzaron la Campaña Regional por un Albergue para mujeres víctimas de violencia #AltoParanáAlbergueYa.

Por otra parte, en San Pedro realizarán un conversatorio abierto por la Igualdad y No Violencia, en la Asociación Campesina de Desarrollo Integrado – Acadei, de 8.00 a 11.00.

Fuente: UltimaHora


Radio Online
Video destacado